jueves, 14 de febrero de 2013

tu risa eres tú que te salvas


Es tu risa un conejito blanco que llega tarde a todas partes
mas qué bonito es verlo ir presuroso aquí y allá sin saber que ya llegó,
cuán blanco es si descansa y sueña y una sábana es la noche.

Así siembra tu risa en mi pena su laurel de agua
si mi pena es tenida por fragua que llora espadas de Damocles al rojo,
qué bonita es tu risa de agua que de saliva da curas de mar a mis fuegos,
si se viste de circulito, amor, es ese húmedo volcán dormido.

Tu risa es a veces en la boca de ti un presentimiento,
así se anuncia la primavera del árbol en su esqueleto vistiéndolo de flor,
así me entrego yo al jardín ausente, queriéndolo tanto aún en invierno.

Tu risa eres tú que te salvas de ser alguien para ser tú y nada más,
por eso mi mano en la mitad de la ceguera busca en un negro pozo
palpando el aire tu risa clara, cuerda que fuerte se ata a ese sueño quebradizo,
la toma en la mitad de la ceguera y ciegamente confía,
                                                                       ve por vez primera.

Tu risa es piedra preciosa que lanzada en esta honda sencilla reina sencilla los cielos.



8 comentarios:

  1. Encantador poema para tan encantadora risa...Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo, bonita. Muchas gracias de parte del autor y también de parte de la encantadora risa.

      Eliminar
  2. Risa como piedra preciosa.
    Llanto como pizarra áspera.

    Un poema sencillo que toca adentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si toca basta, amiga. Es todo.

      Muchas gracias, un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Un presentimiento en ti que de mí intuición de hipos pequeños en que se vierten alegrías cual burbujas de jabón...
    :)

    ResponderEliminar
  4. La weona se puso a reír y abrió la boca y no tenía dientes, entonces le hice un himno y la invité a comerse un pan con cebolla y la mujer va y me dice hermano, no ves que soy tu hermana?, fólllame y no se lo digas a papá.

    Te das cuenta Jesús?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me doy cuenta, mi queridísimo Sarco. Claro que me doy cuenta... ¿No ves que me duele a mí también cuando os miro desde atrás del seto? Y mientras los aplausos, mierda, son como uñas en una pizarra...

      Un beso, germà. Te quiero mucho.

      Eliminar