lunes, 29 de abril de 2013

Ícaro se muere de hastío en el sol


Las palabras permanecen quietas,
vanamente mecidas por la brisa invisible,
aquel joven que cruel desala mariposas de silencio
es Ícaro que muere de hastío en el sol.

Busca algo entre las palabras
como quien busca a Dios en la puerta del templo,
tiene el convencimiento de que en ellas
encontrará escondido el verdadero amor,
es Ícaro que muere de hastío en el sol.



2 comentarios:

  1. La muerte no acaba con la muerte. Empieza con una vida que se va.

    Beso.

    ResponderEliminar