jueves, 4 de abril de 2013

nana de la carretera


Por la larga carretera, mi niña,
los automóviles son
como gordas obedientes hormigas obrero
que no saben a dónde van tan rápidas y tan en piña,
sobre la más gorda de todas mi corazón
es pulpita de melocotón
camino del hormiguero,
¡ay! qué miedo, amor.

No te duermas, que no,
no te duermas, por favor,
permanece despierta, mi niña,
con tus dos lupitas de sol,
si te duermes
las hormigas rápido y en piña
se comerán ¡ay! qué miedo, mi corazón. 


4 comentarios:

  1. el termino: mi niña
    es tan altamente maravilloso, que se me devoran los ojos desde el poema.

    beso

    ResponderEliminar
  2. Dícese del macho que se toca en una plantación de melocotones, mentira varón, nadie se toca, es la hemorragia que nos sangra Jesús.

    Un beso así, piola.

    ResponderEliminar
  3. Esto rezuma lorquiano. Del bueno
    Como te llores te rías
    paloma del palomar.

    Abrazo

    ResponderEliminar