lunes, 29 de octubre de 2012

la última moneda


Como soy un tipo
manchado de poesía
acometo estos francos ridículos.

Decirte, por ejemplo,
frente a espejos mal iluminados
que escarbo en los yermos del mundo
en busca de migas
como oscuras aves urbanas
disputan pan amargo
en el perímetro abandonado
de una fábrica de dulces.
Esto en lugar de decirte
que estoy triste,
que soy triste,
sosegadamente desesperado
y hondo;

sólo porque ando manchado de poesía
en la camisa, en los jeans,
en el tiempo,
en los objetos...

También sin conocerte,
muchacha de atrás del muro,
para ti aireo estos absurdos, cotidianos
desnudos verbales de mi cicatriz,
porque además
de andar manchado de poesía
soy un tipo manchado de soledades
que gusta de caminar bajo las lluvias
y comprobar que el agua limpia
que devuelve el cielo a la ciudad
tampoco sirve,
tampoco basta,
que el sol siempre regresa
y que yo sigo manchado
hasta el tuétano de todo esto.

No niego,
muchacha de atrás del muro,
que hay veces que callé
manchado de esperanza o de ti
y puse la mano atrás de muros.

Me pareció
-quise-
que afuera
llovían novelas románticas,
lindas prosas sin desenlace,
ya sabes, tu, mi,
nuestra literatura,
mas traje mi mano de vuelta
y ésta estaba
manchada de poesía,
esta mano mía
con que hoy ordeno rendido
en el cajón
mi camisa, mis jeans,
mi tiempo,
mis objetos...

Esta mano que hoy lo ensucia todo.

Pues sólo soy capaz
de todas estas palabras
que se amontonan como autos
antes bonitos hoy herrumbrosos
en el desguace.

Decirte todas estas metáforas
que suenan a mejor manera,
a elevación, a posibilidad,
a nosotros,
es el peor de mis teatros, el más dañino...

Ocurre que
acabé poeta y acabé tan mal,
tan mal,
muchacha de atrás del muro...

Sinceramente,
en mi mano
tan sólo hay un te amo,
es mi última moneda en esta feria de otros.



20 comentarios:

  1. manchas de poesia, lamparones de alegorias, chorretones de figuras. delantal de poeta que en su bolsillo guarda la mejor metáfora: la reluciente moneda de un sincero te amo. ese lienzo no necesita mas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien lo cambio... me quedo con el te amo pero en presente, no en pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa moneda no puede ser la última como tampoco es ridículo ser franco.
      Ahora creo que sí...

      Un beso gordo (que no, un beso, ¡gordo!)

      nago

      Eliminar
    2. Yo pienso que un te amo presente engloba el pasado y también el futuro. Pero yo estoy tarado y además un tanto aniñado, según la prensa seria, así que tómatelo relativamente, Nagore.

      Otro beso gordo. Este sin comas, graciosilla... Muacs.

      Eliminar
  3. Sé que me odiarás por el comentario, pero cuando estoy encabritado también me quedan las manos manchadas de poesía...

    Sí Jesús, me doy asco.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te quiero mucho por todo, Sarco. Especialmente por los comentarios. Además, yo cuando me encabrito mancho hasta las paredes, qué me vas a contar...

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Francos ridículos para lluvias que no calan y silencios que no habrán de producirse.
    Hay un repartidor de fichas y maquinista de noria que sabe dónde pararla para que la pausa sea la más cercana al cielo. Sólo una vez comprobó su hazaña dejando medio él en tierra con el mando. Tuvo vértigo al verse tan alto. Desde entonces mira cada ficha que reparte con recelo, descartando que sea la suya.
    Besines muchos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, qué comentario, Capitana. A sus ordenes.

      Eliminar
  5. tenía un hermoso comentario para este poema Chus - que por cierto me ha gustado muchísimo- pero han cerrado la feria y no hay nada más triste que una feria sin feriantes. otra noche más me quedo fuera y sin moneda alguna: a ti aún te queda una te aconsejo que no la lances al mar.
    besos my friend

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tú ya no tienes te doy la mía. Y si te pones digno la partimos y ni pa' ti ni pa' mi. Ya lo sabes...

      Anda, anímate, que te empiezas a parecer al Alcalde ese de los Gilivernos, y ese está para echar a los perros.

      Besos, mi tete. Porque eres mi tete. El mejor. No lo vayas a dudar que yo no soy de Hospitalete pero te parto la cara igual...

      Eliminar
  6. Manos manchadas de poesía y pólvora mojada en el vano intento de disparar a la soledad.Quedan las persianas abiertas y la ropa sucia tendida a un sol que se antoja glacial.Gracias por el poema.Tiene imágenes muy suculentas.Hay mucha frescura en él.Tienes que darme unas nociones básicas de cómo diablos diseñar un blog,creo que ya voy por el cuarto y no tengo ni idea de qué hacer para seguir otros blogs,etc,etc..Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar Jorge J. Un placer contar contigo en la página, hombre, no sabes lo mucho que me gustan tus poemas, caballero.

      Para seguir la página tienes que clicar al final del blog, en la pestaña que dice "participar en este sitio". Cosa que por cierto, sería bonito que hicieses, no por alimentarme el eguito este de autor sino por verte entre el resto de compañeros.

      Un abrazo, maestro.

      Eliminar
    2. Hecho.Ya te tengo bajo mi radar.Otro abrazo amigo.Gracias por la información.

      Eliminar
  7. Manchas de poesía, celebración de versos e imágenes. Un verdadero placer leerte.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un verdadero placer tu visita, Horacio. Muchísimas gracias, de verdad.

      Eliminar
  8. Hay un tiempo de metáforas, un tiempo de soledades, un tiempo de manchar de poesía todo lo que se vive, aún a riesgo de parecer ridículo y de acabar mal. Igual que habrá un tiempo de montañas rusas, algodones de azúcar, luces de colores, compañía y música estridente.(Y mucho más)
    En ambos hay que ser valiente.

    Me emociona el "tempo" por decirlo así, de este poema.
    Y el personaje, mirándose así mismo, a su interior, rendido, mostrando lo que piensa su última baza, desnudándose de artificio poético.
    Tan solo un te amo. Tan solo. Una vez que una ha recorrido con el corazón todo el poema deja de ser un "tan solo te amo".


    Besos Jesús


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Alejandra. Nunca es tan sólo un te amo, es cierto. Cuánto arrastra, ¿verdad? Diríase que el mundo.

      Un beso.

      Eliminar
  9. "Sinceramente,
    en mi mano
    tan sólo hay un te amo,
    es mi última moneda en esta feria de otros."

    y ¿sabes lo que daría yo por "un te amo" alguna vez en mi puta, oscura e inútil vida? no tienes idea. no tiene precio. pero no, no he nacido para que ser amada. es una triste conclusión después de años y años de lucha. hoy ya me he resignado.
    como siempre, me voy de aquí conmovida, emocionada y fascinada.

    te quiero my chus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu vida oscura, inútil y puta ha iluminado la mía muchísimas veces, Eleanor. No sabes cómo.

      Yo también te quiero mucho, preciosa.

      Eliminar