miércoles, 31 de octubre de 2012

el légamo


El cielo desciende, llueve.

La playa se abraza a la lluvia,
transmuta el sol de sus arenas
en una alfombrada luna nueva,
un oscuro milagro,
un negro crepúsculo de mediodía.

La playa preñada del torrencial
queda sembrada
de hilados troqueles
de las más perfectas huellas,
definidos pasos últimos de mí.

Así la lluvia limpia
que derrama el corazón que tuve
abraza las playas de mi recuerdo,
la miríada de soles, sus arenas suaves
son tras ese buen diluvio
un oscuro manto de valioso légamo,
un oscuro milagro,
un negro crepúsculo de mediodía
sobre el que mis últimos latidos
dejan hermosas huellas del hombre que fui.

13 comentarios:

  1. Aquí en el Sur, allá por el Mioceno, el Mar escupía Islas formadas a base de lodos y limos; un asco. Pues fíjate que no contentas, algunas decidieron sumergirse para emerger de nuevo y ésta vez, llenas de minerales preciosos y hasta, con el tiempo flores, flipa: ¡lilas y amarillas! ¿Tú te lo puedes creer? ¡Y tanto que milagro! Que de tanta mierda pueda salir algo tan bonito. No es tan negro el crepúsculo del mediodía, no.

    Hoy el beso cógelo como quieras: gordo, chiquito, con jazmines, lilas… a tu gusto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se llaman besos aquellos que se han de coger, mi querida Nagore. Se llaman besos aquellos que han sido dados, como este que te doy ahora. Sin lilas ni jazmines, todo labios agradecidos de este hombre.

      Eliminar
  2. Los recuerdos siempre parecen bellos desde la distancia y el tiempo.
    No fuiste Alcalde, eres.
    Y límpiate el churrete de chocolate que te he dejao en la foto.

    ResponderEliminar
  3. La creencia es el opio del futuro.
    El recuerdo es el opio del pasado.
    Pero es difícil y está contraindicado ir al pasado a por opio,a las fotografías no se las invita a cenar.
    Lo que nos hace ser lo hará siempre, cada vez más y de forma más sencilla, como pobres alcohólicos...
    Besines muchos, recién hechos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo a tu foto me la llevaba al cine, no creas...

      Eliminar
  4. Lluvia, mar, playa, arena: un cocktel molotov que le situa a uno entre la espada y la pared acolchada.
    Bellisimo Chus, bellisimo poema

    ResponderEliminar
  5. Lluvio la lluvia que veo en tu mirada, Alcalde de mi prisión, lluvio el granizo que te hizo de la lluvia tus fragantes adoquines. lluvio y sangro mientras por aquí se me va la vida, germà.

    ResponderEliminar
  6. Y es que renacemos el mejor día en nuestra playa bajo la lluvia.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuese todo tan lírico, Alejandra. En esta vida la lluvia moja y poco más. Otro beso, bonita.

      Eliminar
  7. La lluvia limpia la atmósfera, las calles, los tejados. Hace crecer las buenas y las improcedentes hierbas, los huertos, las almendras, los olivos. Hace que una casa huela a hogar, a pan, a calorcito. Nos hace compartir un paraguas, proteger a los niños, nos hace reparar en la naturaleza y desear eL sol. Está claro que ya nadie se entusiasma con el arcoiris pero la lluvia? La lluvia es otra cosa.
    El día menos pensado renaceras en cualquier playa bajo cualquier lluvia.

    ResponderEliminar