lunes, 5 de noviembre de 2012

desprovisto de cualquier atisbo de palabra


Juro que su rostro es una ventana en el muro de una celda, no hay quimera más bonita en el mundo. Por eso lo miro tanto sentado en estos rincones idénticos desprovisto de cualquier atisbo de palabra. Miro ahora un cielo que transmuta en otro cielo, ahora la copa del árbol limítrofe con el bosque brindada a marítimas brisas, ahora nubes disfrazadas de trenes y galeones y cebras,
ahora ese pálido resplandor que adoro
y que derramado a largas franjas
sobre el camastro, el pan mohoso y las ratas
riela con luz blanca
esta
oscura
libertad.


Ahora un muro, ahora un muro, ahora un muro.
Ahora un muro.
Desprovisto de cualquier atisbo de palabra.



18 comentarios:

  1. El blanco te queda mejor, deja este espacio casi desprovisto de cualquier atisbo de palabra, justo hasta que alguien se atreve a otear esta prosa poética.
    Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  2. Tanto mundo en ese rostro, tanto mundo y tan pocas palabras, el estado utopico a alcanzar.
    El blanco es siempre elegante a la par que sencillo.
    Un beso inmenso

    ResponderEliminar
  3. Yo una vez atesoré una ventana parecida. Yo una vez... y no se que pasó ahora solo hay muros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo una idea de lo que pasó, querido Irizar, pero no quisiera proyectar. Fuere como fuere, estamos en la brecha. Un abrazo de ánimo desde otros muros.

      Eliminar
  4. De palabra y de cualquier adorno superfluo...
    Precioso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Algo debe guardar la luna cuando está llena...

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted no sabe,
      querida,
      que la luna llena
      es un circulito lácteo
      en la mitad
      de un cielo de ónice
      del que beben
      fúlgidas constelaciones de gatos.

      Luego,
      querida,
      tan vacía
      en su negro fondo,
      en la luna nueva
      una negra matrioska de blancas lunas
      aguarda.

      Esto es,
      querida,
      la luna llena escondía
      esa nueva esperanza
      de otras lunas.


      Una aliteración de besos, Capitana.

      Eliminar
    2. Pues esto que has dicho, por ejemplo, que es precioso.

      Eliminar
  6. Sufriendo estoy, desprovista yo tambien de esas palabras que creí hace un momento haber atisbado tras dejar mis pestañas pegadas por culpa de esta miopía que me limita tanto. Solo recuerdo que eran Bellas, Bellísimas y hablaban de Esperanza y un cuarto.
    Maldita sea mi frágil memoria.
    Qué efímera es la belleza... qué efímero es todo.

    Besos... muchos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas terriblemente perpetuas, querida Nagore. Y hay palabras que aún transparentes, palabras son.

      Bendita esa miopía que tanto aprecia lo mío. Muchas gracias, preciosa.

      Mil besos.

      Eliminar
  7. Usté es un poeta de aquellos, déjeme decirle, señor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que un poeta de aquellos, quisiera ser un poeta de vosotros, Sarco. Déjeme abrazarle, weón...

      Eliminar
  8. qué poco necesitamos para no sabernos encerrados. una ventana, algo de día, palabras como estas...

    besos Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he necesitado muchísimo, Antero. A ti, por ejemplo.

      Mil besos más, ya de hermano.

      Eliminar