miércoles, 14 de noviembre de 2012

misericordia

Vení a dormir conmigo:
no haremos el amor, él nos hará.

Julio Cortázar


Jérôme escoge los sábados el último asiento del autobús destartalado que cada madrugada devuelve a los negros a La Salle. Allá, encogido con la sien adherida al vidrio empañado de la ventanilla, se lleva dos dedos congelados a la nariz con los ojos cerrados y espera sosegado y en paz a que vaya su alma vistiendo otra buena vez un cálido halo de coño.

***

Xiaojan escoge los sábados el último rincón de un catre deshecho de motel en Natchitoches. Allá, encogida con la sien adherida a la madera empañada de la cabecera, se lleva las pequeñas manos amarillas a la nariz con los ojos cerrados y espera sosegada y en paz a que de nuevo, en la pequeña habitación, sobrevenga repentina a través del recuerdo inmediato otra riada de sombría ternura sobre su vientre, senos y párpados.

***

Dios escoge los viernes el último recodo inhóspito del jardín del Paraíso. Allá, encogido con la sien adherida al tronco de un manzano escondido, se lleva todas las manos del mundo a la nariz y mientras espera intranquilo y dolorido a que vaya su alma vistiendo de nuevo ese interminable y espinoso halo de soledad, deja escapar entre lágrimas un nuevo acto de misericordia: con el corazón devastado, así pone su dedo al azar sobre el planeta y concibe el milagro de un imposible y cegador eclipse en el interior de un cuartucho de motel en digamos Natchitoches, Louisiana.

14 comentarios:

  1. Bravo! aunque deja que ponga en duda la existencia de ese Dios...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¿misericordia? ¿milagro? ¿casualidad? eso es... la leche!!! y tú tambien.
    Es precioso. Muy, muy bonito.

    Un beso, Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... es esperanza.

      Eliminar
    2. ...y un poquito de Nagore, por dar color al conjunto.

      Eliminar
  3. Psst, Louisiana...Eso no es casualidad, es el gospel y los americanos en general, que tienen un imán para la noticia...
    Curiosa historia de paralelismos, aunque Dios vaya por libre, de individuales suspiros, unos más profundos que otros. Le caerá una manzana a la cabeza y dirá: Sí, la gravedad...
    Un beso gangoso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muñchach grachiañch, Capitana. Muchoñch mañch bechoñch paña ti.

      Eliminar
    2. Ay madre...Jajaja!
      Otro más por el intento.

      Eliminar
  4. De entrada me ha dado la risa y he tenido que largarme para volver más tarde para centrarme en la lectura sin espasmos tontos de risillas jocosas provocadas por el título que me ha llevado en viaje astral a la egb y sus gloriosos: eran un francés, un inglés y un español.
    Metidos en materia, los relatos son un paseo por un silencioso museo donde cuelgan bellos cuadros con hermosas pinturas cotidianas a las que cada cual les puede inventar un pasado, un presente e incluso un futuro.
    Me han gustado mucho Chus, pero el título no me gusta, es como ir a ver el lago de los cisnes y que la bailarina principal salga con tutú y chirucas.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te voy a contar de lo que me ha llegado a salir a mi a veces la bailarina principal...

      Otro beso, Badia.

      (Ya te he cambiao' el título, si-ba-ri-ta.)

      Eliminar
    2. las bailarinas son unas zorras imprevisibles, ojo con las bailarinas llevan nunchakus bajo las mallas a la altura de la ingle.
      Sibarita no nen, que no era que este era un espacio serio? un espacio donde uno viene a lo que viene: a leer serio? nos estamos volviendo locos o que pasa? que putas es esto? cine de barrio? ahora si nen, ahora ya es lo que debe ser: un títol com cal!
      un beso pero de los que llevan un nts nts nts de acompañamiento

      Eliminar
  5. Estoy en blanco. En vlanco. Me llevo los dedos a la nariz. Me huelo yo. Tengo las manos partidas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. eres un vendido, un bendido, un wendido y ahora mismo pienso en fray Dulcino. ya no quedan hombres como él.
    traidor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sois dos Vastardos. Tú y el Weón del comentario anterior. Que os quiero igual, pero dos Vastardos de los Vuenos...

      Eliminar