miércoles, 17 de octubre de 2012

no te quiero, niña, como espejo


Que no te quiero, niña, como espejo,
que te quiero ventana sin cristales
de cristales limpios sin reflejos.

Cuando cante por soleares
la alborada otro sueñito malo
hilvane en tu ventana sin cristales
la luna maga de sol su halo.

Que no te quiero, niña, como espejo,
que te quiero ventana sin cristales
donde no se frene el aire ni los besos,
su marquito todo el mapa de los cercas y los lejos.

16 comentarios:

  1. Brutal! oigo el taconeo de la bailaora, la guitarra rasgando el aire y esa niña rompiendo el espejo.
    Grande.
    Me ha gustado muchisimo.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya me he puesto un vinito y algo de flamenco en la terraza. Estoy califa total.

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Menuda cosa bonita, Chus...me ha encantao. Tú canta y yo toco, aunque sea mal. ¡Ah! los tacones también tienes que ponértelos tú, nunca he sido yo de tacones...

    Kisses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues descalza, como la Lola. Con flores en el pelo.

      Kisses, Sinco. Muchos.

      Eliminar
  3. Sueñitos malos reflejados en todos los cristales de la ciudad.
    Buen poema.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y mu' mala vigilia en el alma, shiquillo.

      Muchas gracias, Irizar.

      Eliminar
  4. Haciendo de las cortinas presas disueltas que rezan por llegar a la caricia con el viento.
    Bello, Jesús. Cantan estos versos.
    Besines!

    ResponderEliminar
  5. Que se imana en el espejo sin vidrios del marco abstracto de la ventana que se abre de lejos anti afuera que se ve y se refleja impía en cuadratura con la imagen de un Alcalde que comía castañas bajo los estantes y que hoy se le ve sentado en una plaza mirando a las palomas y aleteando como si fuesen sus hermanas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya voy loco por dejar sombras mayores en el parque y cagarme en todas las estatuas.

      Qué bonito, Sarco. Te beso.

      Eliminar
  6. Pidamos que ella sea diferente y no tropiecen los besos en los cristales y que, al mirarla, no nos veamos a nosotros mismos.

    Entrañable.

    Besos Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que veamos al otro siempre. Exacto.

      Muchos besos, Alejandra.

      Eliminar